Nuestra experiencia en el parto

Tengo que confesar que esta semana dudé en actualizar el blog, he estado a punto de dejarme llevar por quien demuestra que no tiene ni idea por lo que estoy pasando y lo bien que me hace esto. Al final te das cuenta que la sociedad es así, todos quieren saber lo que te ha pasado pero no todo el mundo está preparado para escucharte. Así que he vuelto a pensar en mí y en los que me quieren, y he valorado todo lo que me han dado estas líneas de mi vida que ya ocupan una pequeña parcela de esta red que nos envuelve cada día. Recuerdo que a los pocos día de salir del hospital, le pregunté a una amiga matrona, «¿y si me vuelve a pasar esto? A lo que ella me respondió: «Luisa te puede volver a pasar porque por desgracia estas cosas pasan». Una vez más, mi empeño en pensar que la vida es un cuento de Disney de bruces contra la realidad. Hoy quiero compartir algunos consejos que nos dieron durante el proceso porque creo que quien se ocupó de nosotros, lo hizo muy bien. Y a pesar de que el final fue el peor, estar en buenas manos mejora la dura experiencia del parto ante la muerte perinatal. Por supuesto todo lo que voy a compartir parte de nuestra experiencia y vivencia, cada familia es un mundo y estoy segura que hay muchas formas de hacer las cosas.

Cuando acudí a mi ginecóloga el 24 de enero a una revisión rutinaria, sospechaba que algo iba mal, mi bebé no se movía demasiado desde hacía horas , aunque no dejaba de repetirme que mi niño posiblemente estaba en alguna posición de salida que le impedía campar a sus anchas. Nunca me puse en lo peor, no entraba en mi cabeza que pudiese haber fallecido. Crucé la puerta de la consulta de mi ginecóloga con toda la vida que se podía tener y de allí salí en shock, sin apenas poder articular palabra. Cuando llegamos al hospital nos esperaba Coro, una de las matronas de esta historia, una amiga a la que estaré eternamente agradecida de cómo nos cuidó, sobre todo a mí. Nos explicó que a partir de ese momento hablarían de nuestro niño por su nombre, un proceso que forma parte del duelo. Verbalizarlo hacía que lo que estaba pasando fuese real. Nuestro bebé de 36 semanas estaba muerto. A partir de ahí, se inició la inducción de un parto en el que todas mis esperanzas estaban puestas en que acabase pronto. Fue en ese momento, entre contracción y contracción, cuando nos dijeron que era importante que nos despidiésemos de Miguel. ¿Por qué si lo habíamos preparado todo para su llegada no le diríamos adiós como se merecía? Confieso que en un primer momento le dije a mi marido que no quería verlo, que me daba mucha pena pero el tiempo corrió a nuestro favor y pude madurar la idea y templarme. Es una decisión tan importante como transcendental que puede cambiarte la vida. Las matronas me ayudaron mucho en esto, me dijeron que era mi hijo, que no me iba a impresionar verlo y que me haría mucho bien. Y así fue. Lo tuve sobre el pecho y pude descubrir que tuvimos un hijo precioso, muy parecido a su papá. Nos aconsejaron también que le hiciésemos alguna foto, para cuando estuviésemos preparados. Rosalía -la matrona que nos acompañó en el parto-, ¡cuánta paz nos dan esas fotos que nos hiciste! Gracias por tirar de Miguel y de mí en ese momento en el que la vida se paró en seco. Esas fotos son el salvoconducto a nuestra historia, a la memoria de nuestro bebé que estará siempre en nuestros corazones. Como ya he comentado en otras ocasiones, obviar lo que pasó o pensar que otro niño nos hará olvidar este primer amor es un error.

Como contaba en mi primer post solo cabe esperar a que el tiempo vaya enseñándonos a vivir sin él, confieso que el viaje tiene muchos altibajos y estoy en unos días de parada subterránea. Lo que nos ha pasado me ha enseñado a valorar las cosas más bellas de la vida. Aunque es cierto que cada seis o siete batallas llega la tregua y con ella el descanso mental que también es necesario. Y en ese oasis en el desierto es cuando disfruto de vacaciones con amigos, cuando soy consciente que el verano está a la vuelta de la esquina o que tengo a la familia (entre A Coruña y Ourense) más maravillosa del mundo.

Admin

12 thoughts on “Nuestra experiencia en el parto

  1. Luisa, para mí la lectura de cada uno de los post está siendo una manera de conocerte de verdad, por dentro, mostrando tu dolor y expresándolo sin mediastintas. Eres un ser de luz, una magnífica persona y sabes que te deseo que, poco a poco, vuelvas a sonreír.

  2. La gente, bienintencionadamente, desea veros bien en dos o tres meses, cuando la realidad nos dice que hace falta, al menos, un año para que ese dolor y ese vacío se tornen en dulce nostalgia por por ese bebé al que no habéis podido criar. Y les cuesta comprender que siempre formará parte de vuestra familia, independientemente de los hijos que vendrán después, Miguel será el primero de todos, no se desvanecerá ni podrá ser sustituído por sus hermanos, simplemente, será uno más en quien pensar y a quien querer, aunque sea solo en espíritu. Un abrazo a ambos. Lo estáis haciendo bien. No tengáis prisa, cada etapa del duelo hay que vivirla como se merece, para que luego no nos pase factura.

    1. Gracias Rosalía, sé que el tiempo va «suavizando» el dolor, pero como bien dices es más adelante cuando nos encontraremos mejor. De momento, hay que sobrellevar el día a día y poner voluntad para avanzar. Gracias por todos los consejos, sin duda, hemos tenido suerte de haberte encontrado. Un besito.

  3. Gracias por compartir tu historia con nosotros.A mi no me ha pasado eso.pero me sirve para remontar cuando pienso en situaciones límite que te pone la vida.y con tu fuerza me das una demostración de que no hay que tirar la toalla.Eres una luchadora.Te admiro.un beso enorme

  4. Muchos Besos Luisa y Miguel.

    Somos muchos los que pensamos en vosotros y os acompañamos en este camino.

    Te admiro por lo que estás haciendo y, aunque el duelo que estáis pasando sea sumamente doloroso estoy convencido en que tu esfuerzo por ordenar mentalmente y verbalizar vuestra experiencia y vuestros sentimientos os ayudará muchisimo a los dos a salir adelante, y también a más personas que tengan que pasar algún día por este trance.

    Os queremos muchísimo y estamos con vosotros.

    Euge y Rafa.

    1. Gracias amigos. Qué haríamos sin tantas palabras de aliento que nos dais los que nos queréis. Sabemos que el tiempo ayuda e intentamos utilizarlo para afrontar esta pérdida. Os mandamos un beso enorme. Nos veremos pronto. Un besiño grande

  5. Es en estos momentos cuando descubres que incluso hay buenos amigos con los que no se puede contar para todo y a quienes no puedes hablar de ciertas. Es gente que queriendo ayudar hace todo lo contrario. Identificarla esta bien para no hacerse daño o alejarse según sea el caso. Lo importante es lo que a ti te siente bien. Hay gente con la que me relacioné en mi peor etapa a la que estaré agradecida de por vida porque sin saber lo que me pasaba me dio un cariño y una fuerza increíble. Seguro que también hay de esas a tu alrededor y con el tiempo aún les agradecerás más su apoyo. A mí tu blog me enseña mucho. Go on!!

  6. Hola Luisa… Cuánto me identifico con tu historia. Nosotros nos pasó hace dos años, Alba nos dejó con 30 semanas… Nos cambio la vida para siempre… Nunca volveremos a ser iguales, hubo un antes y un después en nuestras vidas… Al igual, también fue parto inducido pero muy largo. Nuestra atención fue fantástica y gracias a los profesionales, supieron encaminar muy bien nuestro duelo. Mi primera reacción fue igual, cómo la voy a ver, que locura pero luego recapacitas y te ayudan que lo mejor es despedirte, y no lo dude, la cogí, la abracé, la miré todo su cuerpecito… Que momento más bonito, ella se merecía eso, no le podíamos hacer ese desprecio de ni siquiera verla… Cuánto le agradezco a la ginecologa que me animará a hacerlo. Ademas pasaron sus abuelos a despedirse… Para ellos también fue muy duro…
    Bueno y ahora darte mucho ánimo y fuerza. Decirte que a los 4 meses me quedé embarazada de nuevo y sorpresa: gemelos!! Lo que es la vida!! Reconozco que el embarazo no fue fácil pero con la misma ilusión y ganas!! Gracias por escribir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top