Vacaciones de Semana Santa

He vuelto esta misma mañana de vacaciones y después de dos semanas sin escribir he sentido la necesidad de volver al blog, a esta memoria ya colectiva que comparto con vosotros. Me preguntan a menudo cómo estoy y la verdad es que todavía no sé muy bien cómo contestar a esta pregunta, que en muchos casos se convierte en retórica ante mi silencio descarado, pero es que no sé cómo explicarlo. El tiempo es relativo y en mi caso está transcurriendo más despacio de lo que yo quisiera por lo que a veces tengo la sensación de vivir en una película tediosa, de esas para dormir. Aunque lo del dormir (o mejor dicho lo del no-dormir) en mi caso es otra historia… Pero este post no va de lo que ya sabéis o podéis imaginar. Lo que ha pasado, duele y no se olvida. No pasa un día en el que no cierre los ojos y me encuentre en el lugar en el que tuvimos que dar el adiós más difícil.

Con Miguel y Gus el Jueves Santo en Málaga.

Hoy quería contaros que estos días me he reído a carcajadas, he disfrutado mucho y mi mente se ha dado un respiro con micro-momentos de falsa felicidad (pero de la que hace sentir súper bien). He sido capaz de evadirme de una forma contenida de todo el drama. Las vacaciones con amigos -de los buenos- me han aportado mucha paz. Soy consciente que la vida son muchos más momentos y todavía soy incapaz de enfrentarme a tantos minutos del día a día pero creo que este es el camino y que el tiempo -relativo- al final será nuestro aliado. Las cosas durante las vacaciones no salieron como yo esperaba, quizá salieron mejor. Me fui al sur en busca de sol y este se vino al norte. He venido impresionada por la Semana Santa de Málaga, la verdad es que no tiene mucho mérito siendo creyente pero reconozco que no soy muy devota de este tipo de actos públicos religiosos. Me ha pillado en un momento de mi vida en el que cambio de opinión tantas veces en cuestión de minutos que, de repente, estar rodeada de tanta creencia me ha dejado en calma. La intrahistoria de lo que allí se recreaba me sonaba demasiado: una madre que llora -desolada- la muerte de un hijo y lo acompaña en su final. Y en aquella manifestación de fe -que respeto profundamente- me prometí a mí misma que si todo se pone bien para nosotros el Cristo de Mena -prefiero llamarle así porque lo de «buena» muerte todavía no me convence- y yo nos veremos las caras cada año.

Cuando sucedió lo de nuestro pequeño, alguien me dijo que no culpase a Dios de lo que había pasado. Y en realidad yo nunca lo hice porque nuestro bebé se murió -y así lo demostró su autopsia- por causas biológicas. No hubo magia ni maleficio, en todo caso hubo mala suerte. Soy creyente pero no papanatas. No creo en un Dios que mata.

Como os decía antes, lo mejor de estas vacaciones es que me he reído mucho y me he sentido muy protegida. Me he dejado contagiar una vez más por el cariño infinito y la generosidad de Gus, Ángeles y de su ya no tan pequeño de ojos preciosos. Miguel y yo somos afortunados. Recorrimos muchos kilómetros y conversamos mucho sobre nuestras vidas. Nos pusimos al día, desayunamos tortitas con chocolate cada mañana e hicimos muchos planes. ¡Lo que nos gusta un plan a ti y a mí eh Gus! Málaga. Gibraltar. Tánger. Un viaje fugaz en tres países y dos continentes que, sin duda, nunca olvidaremos. Y aquí estoy, en casa con la maleta a medias pensando qué toca ahora. Cuál es el siguiente paso. Esperando a que el azar nos retire de su ecuación al menos durante un tiempo, el suficiente para recuperar la normalidad en nuestras vidas.

Procesión del Cristo de Mena en Málaga
El viernes santo visitamos el Peñón de Gibraltar
Terminamos nuestro viaje en Tánger (Marruecos).

Admin

One thought on “Vacaciones de Semana Santa

  1. Hola luisa, al leer tus palabras me he visto reflejada en ti…..he pasado por lo mismo que tu hace unos años, en el 2012, despues de decidir querer ser mama me quede embarazada y mi sorpresa fue cuando en mi primera revision el ginecologo me dijo….ups….anda si aqui se ven dos corazoncitos, recuerdo lo que senti en un primer momento….fue una mezcla de sentimientos extraños, empece a llorar y no sabria decirte si era de felicidad o de miedo por que no sabia si seria capaz de afrontarme a dos bebes a la vez, recuerdo que lloraba y lloraba y le decia a mi marido….ai x dios…dos..dos..como lo vamos hacer???….en fin, me costo un poco asimilarlo pero despues del choc superfeliz e ilusionada….toda la familia se volco al saber que encima eran dos y todo iva perfecto. Perfecto hasta que llego ese fanatico dia , ese maldito dia en el que fui de revision normal…recuerdo la imagen de mis bebes en el monitor…ya grandecitos…y por desgracia recuerdo las palabras LO SIENTO, NO HAY LATIDOS….fue el peor momento de mi vida, solo queria morirme, pense que fue un castigo por haberme costado trabajo aceptar que eran dos, recuerdo el camino de la consulta del ginecolo hacia el hospital como una pesadilla, no me creia que lo me estaba pasando, queria morirme, no queria que me quitaran a mis bebes,,,,es un dolor tan profundo que hasta el respirar te duele.es muy muy duro, solo las mamas que hemos pasado por ello lo sabemos. el corage de la gente que te decia, no te preocupes, estaba de dios, ya traeras mas……y en ese momento yo decia…no…no…otros no….quiero a mis dos bebes de ahora. Pase por una etapa muy dura, jamas en mi vida habia padecido de ansiedad hasta aquel entonces….me daba miedo el dormir…..cuando el sueño me alcanzaba el panico no me dejaba relajarme…tenia que dormir agarrada a mi marido…..y me despertaba de golpe a media noche con ataques de ansiedad, me levantaba y tenia que irme a la calle a andar, solo queria andar andar y andar y respirar aire de la calle….estube varios meses asi hasta que poco a poco fui mejorando….te vas recuperando pero es algo con lo que ya vives de por vida, el recuerdo de mis bebes, de mis dos angelitos, mi refugio fue mi trabajo, eso era lo que hacia eludirme un poco en todo lo que me habia pasado. En el 2014 llego el momento, me quede de nuevo embaraza y despues de haber remontado durante esos dos años, fue como volver atras, pase 9 meses muy mal, 9 meses sin dormir, con ataques de ansiedad muy fuerte, terror a las revisiones….panicoooo a las ecografias…pero graaaascias a dios esos 9 meses pasaron y llego mi pekeñin….IZAN….mi principe…mi angel terrestre….la alegria de mi vida, mi quita penas, mi amor….mi todo.
    Luisa todo pasa y todo llega cariño, hay que vivir la vida y hacer lo que te apetezca…si quieres reir pues rie…si quieres llorar x tu niño pues llora, porque eres libre de sentir lo que quieras, y eso no te lo puede quitar nadie. Hoy en dia claro que tengo presente a mis dos angelitos del cielo, al igual que tu nunca olvidaras al tuyo, pero veras que con el tiempo aprendes a vivir con ello.
    Cuando izan cumplio un añito mis sorpresa fue….otra vez embarazada, no buscabamos mas, estabamos de pleno volvados con nuestro bebe y ni se nos pasaba x la cabeza, pero vino,,,,mi niña…mi princesa. Ahora izan tiene 4 añitos y medio y mi gordita va a cumplir 3 añitos, y siempre pienso que mis dos angeles desde arriba ayudaron para mandarme estos dos angeles aqui. Hoy en dia estoy superfeliz soy mama de 4 bebes, dos aqui y dos arriba que algun dia les dare todos los achuchones que ahora no puedo.
    Bueno luisa solo decirte que aqui tienes a una amiga por si te apetece charlar…x si te apetece reir…por si te apetece llorar…o por si simplemente te apetece leer estas palabras.
    Fuerzas cariño, fuerza, esa es la clave. Si quieres escribirme por privado buscame por facebook…checo perez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top