Echarle tiempo a la vida

Comenzar este blog me obliga a contextualizar. Qué importante es en la vida el contexto, que es aquello que sucede a nuestro alrededor cuando estamos haciendo algo. Da igual que sea grande o pequeño o más o menos importante: el contexto siempre está ahí. Ahora mismo escribo el primer post de mi blog en el despacho de mi casa, en el ordenador que está sobre la mesa junto a la pared de la que cuelga el retrato a carboncillo de mi hijo.

Rebobino al 24 de enero de 2019, fecha en la que la vida y la muerte se dieron cita en la que es la mayor putada que nos han «hecho» en nuestra vida. La voz de mi ginecóloga pronunciando con decepción ese «no-hay-latido» que hiere todavía tanto…lo cambió todo. Nos convertimos, sin esperarlo, en papás a los que se les muere un hijo, con cientos de dudas , y todo listo para la llegada de un bebé que, en realidad, nunca llegaría. Y ¿cómo te preparas para algo para lo que nadie nunca estará preparado?

Durante el embarazo pasé «miedo» ante la incertidumbre de aquellas pruebas médicas que son más determinantes: las doce, las veinte semanas pero quién me iba a decir que sobrepasando la 36 el alumbramiento iba a tener tan trágico final. Parir a mi bebé muerto ha sido lo más duro a lo que nos hemos tenido que enfrentar. Interrogantes sin respuesta, pensamientos como estrellas fugaces que invaden mi mente, artículos, consultas a médicos que coinciden en que tuvimos «mala suerte», y esa sensación de sentirnos «incomprendidos» forman parte de este micromundo en el que se ha convertido nuestra casa.

Playa de Barraña (Boiro). Febrero de 2019.

Pero aún viviendo con desazón su ausencia, Miguel y yo no dejamos de hablar de todo lo que hemos aprendido y de lo felices que fuimos las 36 semanas que nuestro niño estuvo con nosotros. Y este es el contexto que me invita a escribir y a compartir con quien quiera leer algunas de mis reflexiones. No sé a donde me llevará esta aventura, que quizá solo forme parte de mi terapia, pero durante el tiempo que dure este viaje compartiré con vosotros un trocito de mi vida. Y mientras tanto, solo nos queda eso que me decía mi marido hace unas semanas: «echarle tiempo a la vida»para volver a transitar por algún lugar que nos devuelva la ilusión y las ganas, al menos, de respirar.

Admin

39 thoughts on “Echarle tiempo a la vida

  1. Hemos compartido este «viaje» muy de cerca y a partir de ahora, no será menos, te leeré atenta y seguro pronto veré el paso de a ese tiempo que estoy convencida, os permitirá «respirar» de nuevo con toda la fuerza del mundo. Un besazo Lu!

  2. Te escucho muy atentamente. Yo también pasé por la muerte de un hijo hace algo más de dos años , una historia muy similar. Te entiendo tanto.. Me gustará leerte y compartir…muchísimo ánimo

    1. Querida Mariña, no sabes cuánto lo siento escríbeme si te apetece estoy segura que me vendrá bien saber que el tiempo va aliviando el dolor, mucha fuerza mami valiente que nuestras estrellas nos siguen desde el cielo. Un besiño

  3. Luisa tenemos una amiga en común Lorena puso.y yo te conozco de toda la vida de la Iglesia de San Pedro de mezonzo.He de decirte que cuando me enteré me dolió como si fueras alguien cercana a mi.solo decirte que mucho ánimo,que la vida sigue.y que eres joven para seguir luchando.un fuerte abrazo

  4. Querida Luisa, querido Miguel: no hay nada casual en la vida y este suceso terrible (que ojalá no se hubiera producido) os servirá para reemprender el camino y recorrerlo con más fuerza.
    ¡¡Espero que os llegue mi cariño y mi ánimo!!

  5. Quiero que sepas que entiendo tu dolor, que yo también escuché esa horrible frase «no hay latido» que dolió profundamente y que, como vosotros, fuimos equipo y lo superamos juntos. Mucho ánimo.

    1. Gracias Susana, por suerte pocas personas nos entienden pero qué bueno cuando encuentras a alguien que sabes siente como tú… para saber como es esto por desgracia hay que sufrirlo… estamos tristes pero tenemos mucha voluntad de superarlo. Un besiño

  6. Mucho ánimo primos,una situación por la que nadie querría pasar,pero estoy segura que os unirá mucho más,ahora sois un equipo,que tenéis que aprender de nuevo,tiempo al tiempo.un besazo enorme

  7. En estos momentos descubrirás la cantidad de gente que ha tenido una pérdida similar. No ayuda pero tal vez acompañe. No imagino el dolor que sientes con un proceso tan avanzado. Llora todo lo que necesites y escribe, que te seguiremos. Así se inicia el camino. Muaks

  8. Ánimo pareja!!! Sé que lo superaremos juntos porque cunado os conocí los dos irradiabais mucha alegría y vida. Es un palo duro de estos que da la vida, la mayoría de veces a gente que no se lo merecen. Pero no hay camino sin final así que ,ánimo porque el recorrido se hace más sencillo rodeada de cariño, y si es de buenos amigos y familia mucho mejor ( y tu tienes esa suerte). Os mando un abrazo enorme pareja. Animo.

  9. Hola,

    No nos conocemos y ojala nunca nos hubieramos conocido por este motivo porque significa que tendriamos a nuestros hijos a nuestro lado, pero te comprendo porque por desgracia mi marido y yo pasamos por lo mismo el 20 de Julio de 2018. Estaba embarazada de una niña que se convirtio en estrella en la semana 36, en nuestro caso tambien fue mala suerte, aunque aun estamos con pruebas. Lo que nos ha pasado es, como bien dices, una grandisima putada que nos ha hecho la vida, pero nunca olvidemos lo felices que nos hicieron nuestros hijos esas 36 semanas y que ahora juegan, con muchos otros, en el arcoiris. Muchos animos y abrazos apretados para el papa y para ti. No estais solos.

  10. Ojalá no te estuviese leyendo. Ojalá no te entendiese tanto. Encontrar ilusión y ganas para respirar… No prometo que las encuentres pronto. Sólo puedo decirte que te centres en sobrevivir cada día. Y al día siguiente volver a empezar. Aunque no sepas muy bien para qué. En un tiempo te sorprenderás riendo, y te sentirás mal. Pero se pasará. Volverás a reir sin sentirte culpable. Pero quizás 15 minutos después las lágrimas broten a borbotones. Déjalas ir. Lo necesitarás. Cada día, cada minuto tu pensamiento estará con tu estrella. No sé decirte cómo ni cuando, parece que sobrevives, y vuelves a la vida. Una vida igual a la que tenías, pero tan diferente… El nudo de la garganta que sientes cuando empiezas a recordar, cuando te quedas a solas, cuando quiera que sea que llega, sólo se deshace pronunciando su nombre. Hazlo. No dejes que nadie te diga que tienes que olvidarlo ya.
    Las cuchilladas que sientes al ver a una pareja con su bebé seguirán ahi. Pero poco a poco irán disminuyendo su intensidad y duración. La mayoría de las veces.
    Te envío mucha fuerza, a los dos. A todos los que honran a tu bebé y le echan en falta.

  11. Enhorabuena por tu blog! Se lo que sientes porque estoy pasando una situación similar. El tiempo y sobre todo lo que haces con ese tiempo ayuda. Apoyaros mucho el uno en el otro. Vuestro bebé siempre os acompañará. Un abrazo enorme

  12. Dicen que el tiempo lo cura todo, no es cierto Luisa el tiempo lo único que hace es guardar el dolor en lo más profundo de tu alma para poder seguir avanzando en tu día a día y ese dolor que sientes ahora se irá mitigando poco a poco.Aqui me tienes para lo que necesites un beso enorme para los dos

  13. Como te entiendo,por desgracia demasiado bien. perdimos a nuestro samuel con 39 semanas. el peor dia de nuestras vidas y lo que nos queda aun con todas las pruebas y resultados.

  14. Siento mucho lo que estáis pasando. Conozco cada paso de ese camino que estáis haciendo, pues yo también perdi a mí pequeño Hugo el 20 de febrero de hace ya 3 años, estando de 37 semanas.
    Te mando fuerza y mucho cariño, lo que tenéis por delante es muy difícil pero hay luz al final del túnel, las heridas curarán y vuestra estrella os acompañará por siempre. Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top